PRIMER CURSO DE ARTETERAPIA

Vista general del taller de collage
Vista general del taller de collage

Tras realizar unos talleres de creatividad con los trabajadores de la MANCOMUNIDAD DE SERVICIOS SOCIALES DEL VALLE DE  RICOTE (Murcia), con la doble finalidad de trabajar, en primer lugar,  la creatividad a través de actividades plástico-visuales; y, en segundo lugar, con la intención de aplicar algunas de las consecuencias del trabajo creativo al trabajo con los usuarios  de los servicios sociales, intervine en el primer curso de ARTETERAPIA que se realizó en Ojós, en el Centro Cultural.

Su amigo y director de la Mancomunidad, Francisco Coll, le propuso formar un equipo de trabajo con otros dos artistas plásticos (Gerardo y Alfonso). Este pequeño grupo de artistas trabajaríamos tres talleres expresivos distintos, por los que tendrían que rotar todos los alumnos/as del curso: taller de pintura, taller de arcilla y modelado,  y taller de collage y objetos encontrados. Yo me encargué de desarrollar el trabajo del taller de COLLAGE (bidimensional y tridimensional).

Cada artista estaba acompañado, en las sesiones de taller, de un psicólogo. Posteriormente, tras las sesiones de trabajo, se realizaban encuentros y puestas en común para dialogar, reflexionar sobre lo creado y para impartir formación.

 


SIETE ACTIVIDADES DISTINTAS PARA EXTERIORIZAR

1. EL RETRATO (COLLAGE)

En la primera sesión de trabajo en el taller de collage, se trataba de enfrentarse con la representación de la imagen de uno mismo, mediante la elección de unos materiales plásticos determinados y su posterior configuración. Durante el proceso de elección, selección y configuración los participantes debían enfrentarse (continuamente) con un amplio abanico de decisiones. Cada una de estas "decisiones", suponía, necesariamente, una busqueda inconsciente en el "baúl" de las emociones.


2. EL BODEGÓN: OBJETO ENCONTRADO MÁS UN ENTORNO (COLLAGE)

La segunda actividad del taller centraba su atención en el objeto. Un objeto encontrado al que había que situar en un entorno determinado. Mediante la vivencia de los procesos de elección del objeto y de la construcción de un entorno, el usuario iba dejando "pistas" de su personalidad.


3. ESCULTURA CON CAJAS DE CARTÓN: EL VACÍO

Seún me ha contado Juan Mariano, por aquellos días estaba preparando una conferencia sobre el escultor Jorge de Oteiza. Las "cajas vacías" de Oteiza le sugirieron esta propuesta para trabajar el vacío (a propuesta, a su vez, de Francisco Coll)..

En principio, llevó al taller una gran cantidad de cajas de cartón de todos los tamaños. Cada participante elegía una o varias cajas para desarrollar su futura obra. Después, las cajas se reconstruían con su forma primitiva; o se deconstruían hasta un cierto punto; o servían para hacer las funciones de cofre o caja fuerte para albergar algún secreto; o eran la excusa para trabajar con la luz y la oscuridad, el dentro y fuera, el vacío y lo lleno.


4. ESCULTURAS CON MADERAS: EL EQUILIBRIO

Para trabajar los desafíos personales sobre el equilibrio, Juan Mariano utilizó las posibilidades expresivas de los restos de carpintería (tacos, listones, tablas...). Cada uno de los participantes elegía algunos materiales (primera elección). Después, una vez elegido un espacio de trabajo personal, venía la fase de juego y ensayo (segunda elección): en dicha fase, cada material ofrecía unas posibilidades distintas.

Las uniones o soldaduras de solucionaron con las pistolas térmicas de silicona. Además, los participantes disponían de un surtido de herramientas de carpintería para solventar los problemas técnicos que pudieran plantearse.

¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar?


5. FOTOMONTAJE: CREAR CON IMÁGENES

La quinta actividad es un "clásico" de la técnica del collage o fotomontaje: jugar con las imágenes impresas. Buscar, seleccionar, cortar, disponer, articular...  Crear, en definitva, otros mundos a partir de las imágenes que cada uno haya elegido.

 


6. INSTALACIÓN COLECTIVA

En la sexta sesión se trabajó sobre el grupo: la relación con los otros, los límites de las iniciativas personales, la escucha activa, las inhibiciones en favor de lo colectivo...

Sobre un espacio delimitado con papel continuo (una especie de cancha de lucha libre), los participantes podían construir, entre todos, una obra. O varias obras inconexas.

Dos de las alumnas decidieron jugar con sus propios cuerpos como parte de la instalación (performance); a partir de ahí, todo cambio.

Lo más difícil, según me ha comentado Juan Mariano, fue encontrar el momento de finalizar la intervención.


7. LA MÁSCARA: DESPEDIDA

Hubo una sesión de trabajo más: el trabajo en el entorno natural con los objetos encontrados (una recreación de la obra de Richard Long). Pero no disponemos, de momento, de fotos de esa propuesta.

La última actividad, la despedida, fue una vuelta al primer ejercicio realizado. Pero ahora, y de manera consciente, se trataba de esconderse tras la máscara.