LOS TALLERES DE CREATIVIDAD

A partir del 2002, comencé a explorar otro campo de acción en la aplicación de la enseñanza del arte: se trataba de investigar sobre los beneficios y consecuencias que se derivan de una vivencia plena de la creatividad; "beneficios y consecuencias" para las personas que se entregan a las propuestas de actividades sugeridas  y que desarrollan algunas de las dimensiones internas del lenguaje plástico-visual , a través del juego con los elementos materiales y con los elementos visuales.

Primero, colaboré con Francisco Coll, director de la Mancomunidad de Servicios Sociales del Valle de Ricote, en la puesta en marcha de un curso de ARTETERAPIA. Fueron cuatro años apasionantes de experimentación, que desembocaron en el Master de Arteterapia que se imparte en la actualidad en la Escuela de Práctica Psicológica. 

Después, yo mismo impartí varios talleres para adultos en diferentes organismos e instituciones (educadores que trabajaban con adultos, con mujeres maltratadas, con jóvenes que tenían alguna discapacidad, etc.).  Las actividades formativas de todos esos talleres tenían la función de preparar a los monitores o educadores de dichos organismos e instituciones para que pudieran, a su vez, aplicar los juegos y actividades a otro tipo de usuarios.

Y en tercer lugar, durante tres años (de 2006 a 2009) coordiné el proyecto JARABE DE COLORES (un proyecto grupal que se materializó durante tres cursos en el Hospital Infantil "Virgen de la Arrixaca", de Murcia).

Vamos a presentar por separado algunos de estos talleres creativos.


En algunos casos, las propuestas de actividades expresivas se basaban en explorar (y acercar) los beneficios de un cierto tipo de pintura a los usuarios.  La mayoría de las personas que acudían a estos talleres, ya fuera de servicios Sociales o de otras instituciones (sanidad, terapia ocupacional), nunca habían trabajado la pintura abstracta. Sus experiencias previas y sus conocimientos sobre cierto tipo de pintura del siglo XX, eran prácticamente inexistentes.

Tras visualizar algunas obras fundamentales del expresionismo abstracto en el siglo XX, les proponía una serie de juegos y actividades semidirigidas para que exploraran y vivenciaran el  mundo del color (tonos, matices...), el mundo de los instrumentos y herramientas (esponjas, manos, rodillos, brochas, espátulas...), el mundo de las formas emergentes, en base a la visualización previa de algunas obras de arte (Pollock, Rhotko, De Kooning, Rauschemberg...).

Tras la vivencia, venían los comentarios: la reflexión personal, la exteriorización de "lo vivido", las emociones, las dificultades... Y, cómo no, el análisis de las posibles aplicaciones a sus campos profesionales.


IMITANDO A POLLOCK

Imitando a Pollock
Imitando a Pollock

Una de las actividades plásticas que suelo utilizar en los cursillos de iniciación, es el juego creativo con la forma de trabajar de Jackson Pollok. Evidentemente, nos estamos refiriendo a las obras realizadas por este pintor entre 1948 y 1952, en las que experimentó con las técnicas del salpicado, goteo, chorreo y garabateado de pintura.

Salvando todas las diferencias del contexto histórico, propongo a los asistentes en mis cursillos de iniciación un juego creativo con esas maneras de hacer pintura.  Tres objetivos: experimentar, vivir y sentir la especificidad de este tipo de acciones artísticas, y aproximarse a una de las múltiples variedades de la abstracción.

Los cartones se sitúan en el suelo. Se utilizan pinturas plásticas y acrílicas semidiluidas. Se pinta alrededor del soporte, moviéndose, bailando, experimentando con las acciones típicas del expresionismo abstracto. La música es importante como agente motivador. La percepción de lo que ocurre durante el juego o experimento, también. Al inicio, las actividades se realizan de manera individualizada. Después, se proponen trabajos colectivos, para vivenciar la dificultad de la coordinación en el grupo (la alteridad).