DIEZ AÑOS EN LA LUNA

JUAN MARIANO BALIBREA: Uno de los cuadros de su periodo más abstracto
JUAN MARIANO BALIBREA: Uno de los cuadros de su periodo más abstracto

Durante los diez años de la década de los noventa, toda la obra de Juan Mariano giró en torno a tres problemas plásticos (o expresivos): uno, disfrutar de la pintura sin necesidad de representar ideas o vivencias. Dos, jugar con la visión del paisaje del Valle del Garruchal (un paisaje casi desértico de una de las comarcas murcianas más hermosas). Y tres, experimentar las sensaciones del juego combinatorio que puede producir ese binomio sagrado del arte, figuración/abstracción.

Según el autor: Recuerdo que comencé desnudando los elementos más significativos del paisaje montañoso de la zona referida (rozando la pura abstracción de carácter expresionista o matérico). Posteriormente, hubo una fase más representativa (jugando con algunas formas conocidas de entender el figurativismo: la pintura de Aurelio, el impresionismo, el expresionismo…). Y finalmente, tratando de crear composiciones musicales al modo de algunas obras del gran maestro Kandinsky (ese mago de la creación y la enseñanza que jugó, entre 1908 y 1912, con el binomio mencionado anteriormente).”

La exposición se presentó en el Centro Cultural de Ceutí. Después, recorrió las salas públicas de Alhama, Archena, Cieza y Molina. Y al vender la mayoría de las obras en Molina, el pintor decidió guardar en su taller las diez o doce pinturas que le quedaron. Se editó un catálogo de la exposición en Ceutí. A pesar de sus esfuerzos y gestiones, nunca se pudo presentar la obra completa en la ciudad de Murcia.

DIEZ AÑOS EN LA LUNA. SERIES.

PRIMEROS AÑOS. LA ABSTRACCIÓN EXPRESIONISTA.


SÍMBOLOS. LA CATEDRAL Y LOS AMARILLOS.


REPRESENTACIONES FIGURATIVAS EXPRESIONISTAS


PEQUEÑAS ANÉCDOTAS

JUAN MARIANO BALIBREA: El cuadro que compró Manuel Hurtado
JUAN MARIANO BALIBREA: El cuadro que compró Manuel Hurtado

Generalmente, en cada exposición, Juan Mariano suele presentar un cuadro de mayor formato que el resto. Esta obra fue seleccionada para la primera edición del Premio JOSÉ MARÍA PÁRRAGA en Murcia. En DIEZ AÑOS EN LA LUNA, ese cuadro sólo se pudo contemplar en la exposición del Centro Cultural de Ceutí, porque fue uno de los primeros cuadros en venderse. 


FOTOS DE AMBIENTE

Los dos cuadros expuestos en la casa de Magda y David
Los dos cuadros expuestos en la casa de Magda y David

Tras la última muestra celebrada en Molina de Segura, en Cajamurcia, quedaron muy pocos cuadros sin vender. Un par de esos cuadros, colocados uno al lado del otro, se pueden contemplar en la actualidad en la casa de sus cuñados (un execelente ambiente para esas dos pinturas).

En opinión del artista, el mayor gusto de un pintor es compartir sus realizaciones con la gente que puede y quiere apreciar sus obras. Y en este caso, lo que empezó siendo un préstamo para unos cuantos días, se ha convertido en una especie de instalación permanente. Según me comentó Juan Mariano, además de estos dos cuadros cedidos, Magda y David adquirieron otros dos cuadros de la exposición de Ceutí.

Dos obras de aquel periodo, están expuestas de forma permanente en otra vivienda, complementando la decoración del salón de la casa. Una de ellas, MOMENTO ZEN Y TORRE DE LA CATEDRAL, es una de las composiciones que siempre he valorado más... 


También en el instituto de Abanilla hay algunos cuadros cedidos
También en el instituto de Abanilla hay algunos cuadros cedidos

Me comentó Juan Mariano que, incomprensiblemente, algunos de los cuadros no vendidos de DIEZ AÑOS EN LA LUNA, para él, eran composiciones de gran valor plástico. Los gustos y preferencias del público, a la hora de adquirir una obra para su vivienda, son muy subjetivos. En ocasiones, algunos se dejan aconsejar por el pintor; pero en otros momentos, los compradores tienen muy claras sus preferencias.

Eso le ocurrió con "TRES MONTAÑAS", un cuadro de formato mediano que en la actualidad está expuesto en el instituto de Abanilla.


JUAN MARIANO. Contra la contaminación
JUAN MARIANO. Contra la contaminación

Según Juan Mariano, dentro del conjunto de las obras elaboradas en la década de los noventa, algunas composiciones nunca vieron la luz de las salas. Por ejemplo, durante unos cuantos meses, los cuadros de DIEZ AÑOS EN LA LUNA se volvieron más matéricos y agresivos. Las montañas (el Puntarrón) se convirtieron en formas triangulares simbólicas y heridas. La administracción amenzaba a los vecinos de aquellos parajes protegidos con hacer un una vía rápida. Dicha carretera podría perforar incluso una parte del Puntarrón. 


JUAN MARIANO. El último árbol
JUAN MARIANO. El último árbol

Quizá sea este uno de los últimos cuadros que pintó Juan Mariano en ese periodo. Por aquellos años, el artsita comenzó a reflejar en sus obras dos vivencias destacadas: por un lado, la preocupación medioambiental; por otro, el desgarro de la violencia en el conflicto de la antigua Yugoslavia. Este cuadro, EL ÚLTIMO ÁRBOL, representaría una de las obras con más carga de crítica a las agresiones contra el medio ambiente: talas, incendios provocados, cambio climático...

En la actualidad, este cuadro está expuesto en los pasillos del Instituto "ABANILLA". Juan Mariano lo utilizó como ejemplificación, ante sus alumnos/as, como muestra de una obra figurativa sobre el tema del árbol (una de sus constantes en el trabajo creativo/expresivo).


JUAN MARAIANO BALIBREA. Lamento por Bosnia
JUAN MARAIANO BALIBREA. Lamento por Bosnia

El último cuadro de este conjunto de obras, también representa la forma de un ciprés como tema protagonista de la composición. Perfo en este caso, el ciprés no está relacionado con los problemas medioambientales, si no con los problemas deribados de un conflicto violento (la guerra de Bosnia).

Dos elementos plásticos comparten protagonismo en el cuadro con la imagen del ciprés alargado: el dibujo esquemático de la fachada de un templo clásico (nuestras bases culturales), y una brocha ancha (el objeto)  colocada en la parte inferior.

Aunque según Juan Mariano, este cuadro no  se ha presentado en público en ninguna muestra de DIEZ AÑOS EN LA LUNA, para él es una de sus obras preferidas. De alguna forma, supuso al mismo tiempo un punto de inflexión para cerrar un ciclo y el anuncio de la nueva colección de obras (NO ERA ESTO, AMOR MÍO. NO ERA ESTO...).


JUAN MARIANO BALIBREA. Vista panorámica de Columbares
JUAN MARIANO BALIBREA. Vista panorámica de Columbares

Al inicio del largo periodo de elaboración de las obras "amarillas", Juan Mariano extuvo explorando diversas formas expresivas. Realizó dos o tres cuadros en los que contrastaba el tratamiento más expresionista de los fondos del paisaje, con la inclusión de algunas formas geométricas pintadas en colores luminosos.

Una muestra de esos primeros ensayos está en la casa de su cuñado (Feliciano Albaladejo, en Valencia). Hace unos días, al realizar un viaje por motivos familiares, Juan Mariano realizó algunas fotos de la colección de sus obras que tiene su cuñado.

Bajo estas líneas, y también en la casa de su cuñado, se pueden ver tres pequeñas obras de su periodo más "destilado".



PUENTE VIEJO
PUENTE VIEJO

Alrededor de 1995, algunos cuadros "amarillos" reflejaron los estudios creativos de los grandes maestros del arte (de los apreciados por Juan Mariano). En esta imagen de ambiente, se puede observar una de las composiciones realizadas en base a los estudios de Kandinsky. Además de Kandinsky, durante ese año, Juan Mariano estuvo trabajando con las influencias de artistas tan diferentes como Aurelio, Tápies, Van Gogh, Monet, Enzo Cuchi, De Kooning...



JUAN MARIANO BALIBREA. ESTUDIO: EL PUNTARRÓN
JUAN MARIANO BALIBREA. ESTUDIO: EL PUNTARRÓN

Uno de los "estudios" que Juan Mariano realizó en ese largo periodo de diez años, fue este cuadro de formato mediano, que incide en el tratamiento de la luz del Garruchal, y que juega con la pincelada entrecortada del postimpresionismo.

 Para él, este tipo de cuadros, han sido simples ejercicios; una especie de gimanasia o entrenamiento que le acercan al paisaje de otra manera. Un descanso en la tensión que supone acercarse al paisaje desde posturas más expresionistas o abstractas. 

Juan Mariano nunca ha mostrado este tipo de obras; pero, sin embargo, sí que me ha comentado en varias ocasiones que, los amigos, cuando visitan su obra en el taller, prefieren comprar este tipo de lienzos (¡qué cosas tienen los amigos!)


SERIE CATEDRAL

Dentro de los diez años de trabajo con los “amarillos”, además del paisaje del Puerto del Garruchal, Juan Mariano dedicó varias obras a jugar con la imagen de la fachada barroca y la torre de la catedral de Murcia. Hace poco, en casa de unos amigos, ha conseguido localizar unas fotos de las obras vendidas. Las fotos no tienen gran calidad, pero nos pueden servir para ilustrar la totalidad de las obras de este periodo.