QUERIDA TÍA CONCHA

JUAN MARIANO BALIBREA. Un pistolero en San Bartolomé...
JUAN MARIANO BALIBREA. Un pistolero en San Bartolomé...

El objetivo de esta exposición fue crear unas nuevas postales de la ciudad de Murcia, unas postales atípicas que ofrecieran, a la querida tía Concha (una hermana de su madre que vivía en Madrid), una imagen nueva de su ciudad.

Los cuadros fueron pintados durante el curso 1984-1985. Muchos de ellos están colgados en casas de sus amigos y compradores. Según nos comenta Juan Mariano, por aquellos años, su manera de dibujar, pintar y componer las escenas, estuvo muy influenciada por su gusto por el cómic. Generalmente, en cada cuadro se veía a un personaje como protagonista de la escena (como si estuviera echándose una foto), y un rincón típico (o no típico) de nuestra ciudad.

La exposición se inauguró en la Sala Municipal de Exposiciones de Murcia, en el año 1985. Después se presentó en Madrid, primero en la Galería QUORUM, en 1986, y a los pocos meses, en la Sala de Exposiciones de la Casa Regional de Murcia.


ALGUNAS OBRAS DE LA EXPOSICIÓN


ANÉCDOTAS

JUAN MARIANO BALIBREA. Portada de la tarjeta de invitación, GALERÍA QUORUM. MADRID.
JUAN MARIANO BALIBREA. Portada de la tarjeta de invitación, GALERÍA QUORUM. MADRID.

En la inauguración de la muestra celebrada en la Sala de Exposiciones de la Casa Regional de Murcia en Madrid (calle Fuencarral), estuvo presente el entonces Consejero de Cultura de la  Región, Esteban Bernal. Se sirvió un vino de Bullas (no podía ser de otra manera). Pero la anécdota de la inauguración fue la presencia de su tía Concha, la hermana de la madre del pintor. Según me ha contado Juan Mariano, cuando ya estaba finalizando la inauguración, su tía Concha, con maña y sin que nadie se diera cuenta, recogió en una bolsa las botellas sobrantes de vino, especialmente, las de vino tinto.

Según el pintor, al darse cuenta de la "jugada" de su tía, el mismo le llevó a su casa algunas botellas  de vino, sobrantes y no sobrantes. Y es que a su tía, la protagonista del título de la exposición, le gustaba tomarse tras la comida (siempre al final), un gran vaso de vino tinto para paladearlo lentamente, sorbo a sorbo. El café no le gustaba, pero el vino detrás de las comidas, no lo perdonaba nunca.


DOCUMENTOS

Adjunto en este apartado algunas fotos encontradas en una solicitud que tuve que realizar hace unos años. Son complementos a este grupo de obras que vieron la luz en MURCIA, Sala Municipal de Santa Isabel, y en MADRID, Galería QUORUM y Casa Regional de Murcia. Por ejemplo, el cartel anunciador de la exposición, un personaje de uno de los cuadros troquelado en madera.